Constructorio

La nueva Ley Foral de Urbanismo agiliza y simplifica los procesos

julio 01
09:04 2015

El consejero de Fomento en funciones, Luis Zarraluqui, ha participado en una jornada divulgativa en la que se han explicado las principales novedades introducidas por la Ley Foral 5/2015, de 5 de marzo, de medidas para favorecer el urbanismo sostenible, la renovación urbana y la actividad urbanística en Navarra.

Según ha explicado el consejero, esta norma introduce novedades orientadas a la armonización legislativa con el Estado, la mejora en el procedimiento de tramitación de los planeamientos, la gestión urbanística de los grandes polígonos, la agilidad en la gestión de licencias de obras, los procesos de participación en el planeamiento, los expedientes en suelo no urbanizable, o la rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

El nuevo paradigma del urbanismo apuesta por combinar la sostenibilidad, la movilidad, la accesibilidad y la energía. Se trata, ha explicado Zarraluqui, de desarrollar nuevos enfoques y formas de intervención en el suelo urbano, otorgando mayor protagonismo y responsabilidad a las entidades locales en la ordenación de sus municipios.

Ha señalado, además, que una ley como la actual no puede ser rupturista, sino que debe servir de punto de partida para mejorar aquellos aspectos que no han funcionado y ampliar las posibilidades para operar en cualquier coyuntura, con independencia del ciclo económico. Zarraluqui ha afirmado que la Ley Foral podría ser modificada en el futuro y ha apostado por la creación de una Comisión de Valoración y Seguimiento de la norma que cuente con la presencia de técnicos urbanistas y de las administraciones local y foral.

La jornada, que se celebra durante todo el día en la sede de la Confederación de Empresarios de Navarra, se ha dividido en tres bloques temáticos: aspectos metodológicos para la planificación, régimen del suelo y gestión.

En lo relativo a la planificación, el director general de Ordenación del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Navarra, José Antonio Marcén, ha señalado que la ley persigue un cambio en el modelo de desarrollo urbanístico más sostenible, más participativo y más ágil. Una de las novedades es la supresión de la categoría de suelo urbanizable no sectorizado, que reflejaba el modelo de un urbanismo expansivo en el que cualquier terreno sin una especial protección podía ser urbanizable. Por el contrario, la nueva ley insiste en el crecimiento compacto, apoyado en los núcleos existentes, y que priorice la regeneración y la renovación de la ciudad construida, con especial énfasis en la eficiencia energética y la movilidad sostenible.

En cuanto al suelo, una de las principales novedades es la apuesta por la flexibilidad y la autonomía municipal, de tal forma que las entidades locales adquieren todas las competencias para planificar y desarrollar el suelo urbano a través de un instrumento específico para ello, los Planes Especiales de Actuación Urbana (PEAU). De esta manera, podrán adaptar los planeamientos a las necesidades reales y a la viabilidad económica de los proyectos.

En lo referente a la gestión, se pretende avanzar en la transparencia, participación social, y simplificación y racionalización de los procesos administrativos del planeamiento urbanístico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies