Constructorio

Presentación del descubrimiento del foso defensivo de la ciudad ibérica del Puig de Sant Andreu (Ullastret)

Presentación del descubrimiento del foso defensivo de la ciudad ibérica del Puig de Sant Andreu (Ullastret)
noviembre 18
15:49 2013

El foso ha sido descubierto durante las tres prospecciones efectuadas en 2013 con el objetivo de realizar un proyecto de restauración de la Muralla Ibérica

El pasado sábado se presentó el foso defensivo de la ciudad ibérica del Puig de Sant Andreu. Se trata de un elemento defensivo de notable importancia que se ha puesto al descubierto a raíz de una intervención realizada el pasado mes de octubre. Al acto han asistido el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, el alcalde de Ullastret, Josep Miquel Gatius, el director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio, Joan Pluma, el director del Museo Arqueológico de Cataluña, Xavier Llovera, y el coordinador del museo de Ullastret, Gabriel de Prado, que ha guiado la visita.
En octubre de 2013 se ha realizado la excavación de una superficie de 75m ² a lo largo de la línea de la muralla que ha permitido documentar un tramo de 5 m que tiene una profundidad de 3,71 m en algunos puntos.

El foso defensivo del Puig de Sant Andreu

El hallazgo de un foso defensivo de esta magnitud, excavado enteramente en la roca, enfatiza aún más la importancia de todo el conjunto que en su momento habría tenido una función fundamentalmente defensiva, con un carácter disuasorio para el hipotético atacante. Por su monumentalidad, el foso también debía de ser un elemento simbólico, de prestigio y de ostentación del poder y del potencial de la comunidad que lo construyó.
El descubrimiento y el estudio del foso aporta datos que van mucho más allá de lo que sería únicamente la arquitectura defensiva, ya que nos permite conocer mejor diversos aspectos relacionados con la organización social de la población íbera que habitaba esta zona del noreste catalán. 

Proceso de descubrimiento del foso

En el año 2011 se realizaron varios sondeos que no fueron concluyentes, en 2012 se continuó la investigación utilizando la técnica de tomografía eléctrica 3D. El sondaje se hace enviando impulsos eléctricos en el subsuelo para medir cuál es la receptividad eléctrica del terreno. Estos datos permiten recoger información sobre la composición del subsuelo y recrear imágenes tridimensionales. Por sus características la prueba es la más indicada para detectar estructuras realizadas haciendo un vaciado del terreno que con el paso de los años han quedado sepultadas bajo tierra. Los resultados de la prueba confirmó la existencia de un foso de dimensiones considerables.
Posteriormente, con el fin de contrastar los resultados de la tomografía, se realizó un sondeo frente a la torre circular número 3 que permitió documentar un tramo de dos metros de la contraescarpa del foso (la pared del foso más alejada de la muralla).Este tramo se volvió a cubrir.
Para obtener más información sobre el hallazgo, en octubre de 2013 se ha realizado un gran sondeo longitudinal en la línea de muralla, con una superficie de 75m ² que permite tener una visión completa de la estructura del foso. El sondeo ha permitido documentar un tramo de 5 m excavados en el sustrato rocoso con una profundidad de 3,71 metros en algunos puntos.
El foso se sitúa en paralelo a la muralla occidental a una distancia de casi 10 metros.
Estructuralmente el foso presenta un perfil en U con escarpa y contraescarpa muy acusados. En la parte interior del foso tiene una anchura mínima de 8,10 m en la parte superior la anchura es de 11, 85m. Su profundidad es de 3,71 m.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies