Constructorio

Los contratos de trabajo en la construcción duran menos de dos meses de media

julio 02
10:09 2015

MCA-UGT critica el modelo de crecimiento y de creación de empleo del Gobierno basado en la precarización del mercado de trabajo

En el sector de la construcción, un sector caracterizado por su elevada temporalidad en la contratación fruto del propio sistema productivo, los trabajadores han visto cómo se precarizaba aún más su empleo. En los primeros cinco meses de 2015, nueve de cada diez contratos realizados han sido temporales, y siete de cada diez lo han sido por obra y servicio, prácticamente los mismos porcentajes que en el mismo periodo de 2010. El problema es que la duración media de los contratos en este sector ha sido de 73,55 días entre enero y junio de 2015, y de 53,78 días de media en el caso de los contratos de obra y servicio, un 30% menos y casi la mitad (-47,20%), respectivamente. Es decir, los trabajadores de la construcción también trabajan dos meses de media.

Dibujo

Para MCA-UGT las reformas laborales (emprendidas con la excusa de la lucha contra la temporalidad) han fracasado en esta materia, aunque parece que están cerca de conseguir otro de sus objetivos, acabar con la dualidad del mercado laboral, mediante la generalización de la contratación temporal y el trabajo precario. Y también han fracasado desde el punto de vista de la creación de empleo (el principal objetivo contemplado en la exposición de motivos de las reformas laborales), ya que, si bien han aumentado los contratos de trabajo realizados, lo que ha sucedido fundamentalmente es un reparto forzoso de empleo (más bien del tiempo de trabajo) y la consiguiente devaluación del mismo.

Ante esta situación, desde MCA-UGT plantea la derogación de las inútiles reformas laborales que han deteriorado la calidad del empleo y legalizado el fraude así como necesidad de cambiar las políticas económicas, de empleo y sociales que reactiven la economía real; la de las personas. La recuperación económica debe reflejarse en el empleo, las condiciones laborales y las rentas salariales, que permitan un mayor consumo y un potente plan en inversión productiva y tecnológica. Más empleo de calidad, combatiendo el paro de larga duración y la precariedad laboral, deben ser objetivos prioritarios de las políticas económicas y de empleo. Es imprescindible un profundo giro de modelo con respecto a las políticas económicas, de empleo y sociales, para crear empleo de calidad orientado a dignificar la vida de los trabajadores y a fomentar el consumo como elemento tractor de la economía interna.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies