Constructorio

Urbem denuncia ante la CNMV que Cleop sobrevalora sus activos en pleno concurso de acreedores

agosto 01
11:55 2013

El administrador único de Urbem, José Pastor, ha interpuesto denuncia ante la CNMV contra Cleop, que participa en Urbem a través de Inversiones Mebru, por el sobredimensionamiento contable de sus activos entre 2006 y 2012

También se ha interpuesto otra segunda denuncia en el ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas) contra la auditora de Cleop, Deloitte, por no haber advertido de la situación de riesgo en que entraba la constructora, ahora en concurso de acreedores, a pesar de conocerlo.

La discordancia entre lo que contabiliza Cleop y lo que reflejan las cuentas reales de Urbem tiene evidente transcendencia en la valoración de los fondos propios de Cleop por lo que Pastor lo pone de manifiesto ante la CNMV para evitar efectos engañosos entre posibles inversores.

En 2009 el administrador único de Urbem, José Pastor, advirtió a Cleop y a su auditora Deloitte de que se había producido una fuerte minoración en la valoración de los activos inmobiliarios de la compañía como consecuencia de la drástica caída en la demanda y en los precios del suelo y la vivienda. Así se refleja en un informe de tasación independiente encargado a la prestigiosa entidad CBRE Richard Ellis del que se les entregó una copia.

Pese a ello, durante estos años, Cleop ha sostenido que el patrimonio de su participada Mebru (que adquirió el 35,9% de Urbem por aproximadamente 110 millones de euros) sigue manteniendo el mismo valor que cuando seadquirió, pese a que Urbem sitúa el valor del 100% de toda la compañía en torno a 70 millones de euros en esos mismos años.

Auditores del Banco de Valencia, Bankia y Cleop

Durante los ejercicios 2006 al 2011 el auditor de cuentas del grupo CLEOP fue la entidad Deloitte,S.A.. Se da la circunstancia de que es la misma entidad que auditó a la también cotizada Banco de Valencia, que tuvo que ser intervenida por el FROB en noviembre de 2011 y a la propia Bankia.

El auditor nunca advirtió de la exposición al riesgo que las cuentas de la constructora, ahora en concurso de acreedores, suponían para los bancos, tanto por la vía del capital (Banco de Valencia tenía una participación directa en CLEOP) como por deuda financiera (según recientes publicaciones Banco de Valencia y Bankia financiaban al menos el 80% de los 132 millones de euros que mantenía Cleop en este tipo de deuda cuando presentó el concurso de acreedores).

Lo ocurrido, en definitiva, fue que CLEOP adquirió indirectamente en 2006 una participación minoritaria en una sociedad inmobiliaria, Urbem, por un precio que, como consecuencia de la crisis, resultó muy superior al valor real de los activos de esta sociedad, y no lo reflejó con veracidad en sus cuentas anuales.

Aun cuando esta circunstancia era conocida, no fue puesta de manifiesto por los auditores de la misma y de su banco acreedor a pesar de ser la causa más importante de su insolvencia. “Por eso damos traslado al órgano supervisor de los auditores por si los hechos son constitutivos de una infracción tipificada en la Ley de Auditoría de Cuentas”, explica Pastor.

Esta denuncia se une a la investigación que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) dependiente del Ministerio de Economía ha iniciado para saber en qué condiciones Deloitte realizó la auditoría del Banco de Valencia en 2010, el año justo anterior a la intervención de la entidad financiera, y, recientemente, otra para determinar su responsabilidad en la salida a bolsa de Bankia, a la que también auditaba.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies